martes, 14 de agosto de 2012

El hombre de la pala

Una noche de verano, José Gutiérrez fue atacado camino a su hacienda con una pala. El primer golpe dio en su cabeza, aturdiéndole e impidiéndole ver bien al agresor. Un segundo, en plena cara, le voló dos dientes y quebró otros tres, mientras el otro hombre repetía "esto es por lo que le va a hacer a mi hermano". Un último golpe le dejó inconciente en el suelo, mientras la abundante sangre  que salía de su boca se almacenaba en una pequeña posa, pegándose a su mejilla y oreja.
José despertó horas más tarde en la casucha de una vieja, su marido trabajaba para él. Ésta le lavaba la cara de la tierra y sangre coagulada cuando José se levantó de golpe y le preguntó quién había sido. Asustada, la mujer retrocedió. Le dio un nombre: Luis del Sol. "Lo voy a matar, voy a matar al hijo de puta" respondió el patrón y salió. Ya la luz de la luna se desvanecía y los gallos comenzaban a cantar.
A medio día, Luis del Sol fue encontrado agonizando entre unos matorrales con dos escopetazos limpios en el pecho. Las hojas y ramas secas crecían y se enredaban introduciéndose dentro de sus entrañas. Manolo del Sol lloraba desde muy antes la muerte de su hermano a manos de José Gutiérrez. Una semana antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada